Marian Er

nació el 28 de marzo de 1982 en San Isidro, Provincia de Buenos Aires, Argentina. A sus diecinueve años se muda a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde reside hasta el día de hoy.

Su carrera como escritora podríamos decir que comenzó a los diez años de edad, cuando escribió su primer cuento, el cual tenía un argumento que le llamó poderosamente la atención a su papá, quien viendo la gran imaginación que su hija poseía, le regaló un cuaderno para que en él pudiera plasmar su creatividad, alentándola a nunca bajar los brazos.

     En esos meses, ella debió cambiarse de escuela primaria, y en la biblioteca de aquel establecimiento es donde crece su interés por la lectura y el mundo de la narración. Sus libros favoritos eran los de Julio Verne y los de “Elige tu propia aventura”.

    A los catorce años escribe su primera novela, inspirada en dos baldosas que había en su casa de San Isidro, novela que fue guardada en un cajón por muchísimo tiempo. Diez años después, decide reescribirla.

    Sin embargo, pasaría un par de años más, para que ella pudiera“palpar” su sueño…

En el 2017, junto a sus compañeras y profesora del “Taller Literario el Buen Pastor”, publica “Universo de voces escritas”, una antología con los trabajos realizados en el mismo. Su cuento “Ajedrez” formó parte de él. Además, este libro le permitió participar por primera vez en la 44° Feria Internacional del libro de Buenos Aires.

Un año más tarde, finalmente y con mucha alegría, cumple su más deseado anhelo: editar “Una historia escrita en las baldosas”, su primera novela de género fantástico, con TAHIEL ediciones. También, ese mismo año decide concursar en diferentes certámenes, logrando que sus cuentos “Las Lyubov” y “Susurros en cuarto creciente”, quedaran seleccionados respectivamente para “Nuevos rumbos” y “Caminos de letras”, antologías de dicha editorial.

     El 2019 la encuentra concretando otros dos libros con TAHIEL ediciones, “Un viaje a la estaciones”, novela fantástica, y “Realidad”, una recopilación de los cuentos creados, en su gran mayoría, en el taller literario.

     Amante del té, el dulce de leche y el contacto con la naturaleza, Marian Er se caracteriza por ser una autora con un léxico sencillo, y una imaginación infinita que nos transporta a los escenarios más variados, acompañando a sus personajes en cada una de sus aventuras.